Infraestructura urbana

Proyecto de equipamiento en el Poblenou, Barcelona

vista-calle

Este proyecto propone una infraestructura sobre el espacio público que busca influir de manera positiva en las percepciones y comportamientos de las personas a la vez que tener una función medioambiental para el barrio y solucionar un cruce viario.

El proyecto se coloca en el cruce entre dos vías de la supermalla y la peatonalizada Pere IV. Es una megaestructura metálica de 230m de longitud con 20m de altura que se puede colmatar con cajas de programa. Contiene recorridos internos para superar el cruce de la supermalla de manera peatonal. Funcionaría como un nodo cultural y productivo para el barrio.

Partiendo de la máxima que cualquier estímulo produce una respuesta emocional que cambia nuestras percepciones y nuestra actitud, quise proponer un punto de intensidad de estrés. Estrategias como la frustración por discrepancia entre lo que se ve y lo que se puede hacer, el desconcierto por la no-reversibilidad de ciertas rutas y la confusión para moverse en la infraestructura crean estrés en el movimiento.

Al mismo tiempo, propongo recubrir la infraestructura con fotobiorreactores de microalgas. El cultivo de estas algas no es una actividad nueva. Durante setenta años se ha investigado en su producción y aprovechamiento ya que son la especie con crecimiento más rápido de la Tierra (unas 100 veces más rápido que un árbol) y unas 10 veces más rápidas en hacer la fotosíntesis que los árboles. Es decir, representan bosques intensivos. Su cultivo se ha utilizado para alimentación, depuración de aguas y creación de biocombustibles, entre otros.

Los fotobiorreacotres son tubos que contienen agua y dióxido de carbono con los que se alimentan las microalgas. Una piel de fotobiorreactores recubriendo la infraestructura permitiría cosechar algas y aportaría luz por reflejo a las fachadas colindantes a la vez que vistas a un elemento verde.

4A1 entrega.ai

Anuncios